Salmo 78 – Conoce el salmo y su significado

 

Interpretaci贸n del Salmo 78

El Salmo 78 nos invita a recordar y aprender de la historia del pueblo de Israel, quienes fueron testigos de los actos poderosos de Dios a lo largo de los a帽os. Este salmo relata desde la liberaci贸n de Egipto hasta la entrada a la Tierra Prometida, destacando la importancia de transmitir estas ense帽anzas a las generaciones futuras para que no olviden las maravillas y los mandamientos de Dios.

En este salmo, el salmista nos muestra c贸mo el pueblo de Israel no siempre fue fiel y obediente a Dios. En varias ocasiones, se apartaron de Sus caminos y provocaron Su ira y juicio. A pesar de la rebeld铆a del pueblo, Dios se mantuvo fiel y continu贸 mostrando Su misericordia y amor.

La importancia de recordar y transmitir

El Salmo 78 nos ense帽a la importancia de recordar y transmitir la fidelidad de Dios en nuestras vidas. A trav茅s de la historia de Israel, vemos c贸mo Dios no solo libr贸 a Su pueblo de la esclavitud en Egipto, sino que tambi茅n los protegi贸 y provey贸 durante su traves铆a por el desierto. Es fundamental que recordemos estas obras poderosas de Dios en nuestras propias vidas y las compartamos con las generaciones futuras.

Es f谩cil olvidar las bendiciones y los milagros que Dios ha realizado en nuestras vidas cuando enfrentamos dificultades o desaf铆os. Sin embargo, al recordar c贸mo Dios ha sido fiel en el pasado, encontramos fortaleza y esperanza para enfrentar el presente y el futuro. Transmitir estas experiencias a nuestros hijos y a las siguientes generaciones es esencial para que ellos tambi茅n puedan confiar en Dios y experimentar Su amor y fidelidad.

Reflexionando sobre nuestras acciones

El Salmo 78 tambi茅n nos invita a reflexionar sobre nuestras propias acciones. As铆 como el pueblo de Israel se apart贸 de Dios en varias ocasiones, tambi茅n nosotros podemos caer en la tentaci贸n de alejarnos de Sus caminos. Este salmo nos recuerda que nuestras decisiones y acciones tienen consecuencias, ya sea para bien o para mal.

Es importante examinar nuestras vidas y evaluar si estamos viviendo en obediencia a los mandamientos y ense帽anzas de Dios. Si nos encontramos desviados, es necesario arrepentirnos y volver a buscar a Dios. Aunque hayamos fallado, podemos confiar en la paciencia y el perd贸n de Dios, quien est谩 siempre dispuesto a restaurar nuestra relaci贸n con 脡l.

El Salmo 78 nos muestra la importancia de recordar la fidelidad de Dios, transmitir estas experiencias a las generaciones futuras y reflexionar sobre nuestras propias acciones. A trav茅s de la historia de Israel, vemos el amor y la misericordia de Dios a pesar de la rebeld铆a del pueblo. Que este salmo nos inspire a ser fieles a Dios, a recordar Sus obras poderosas en nuestras vidas y a transmitir esta fe a las siguientes generaciones.

 

Salmo Cat贸lico Completo (Salmo 78) para Leer e Imprimir

Escucha, pueblo m铆o, mi ense帽anza;
Inclina tus o铆dos a las palabras de mi boca.
Abrir茅 mi boca en proverbios;
Hablar茅 cosas ocultas desde tiempos antiguos,
Las cuales hemos o铆do y entendido;
Que nuestros padres nos las contaron.
No las encubriremos a sus hijos,
Contando a la generaci贸n venidera las alabanzas de Jehov谩,
Y su potencia, y las maravillas que hizo.
Pues 茅l estableci贸 testimonio en Jacob,
Y puso ley en Israel,
La cual mand贸 a nuestros padres
Que la notificasen a sus hijos;
Para que lo sepa la generaci贸n venidera, y los hijos que nacer谩n;
Y los que se levantar谩n lo cuenten a sus hijos,
A fin de que pongan en Dios su confianza,
Y no se olviden de las obras de Dios;
Que guarden sus mandamientos,
Y no sean como sus padres,
Generaci贸n contumaz y rebelde,
Generaci贸n que no dispuso su coraz贸n,
Ni fue fiel para con Dios su esp铆ritu.
Los hijos de Efra铆n, arqueros armados,
Voltearon en el d铆a de la batalla.
No guardaron el pacto de Dios,
Ni quisieron andar en su ley;
Sino que se olvidaron de sus obras,
Y de sus maravillas que les hab铆a mostrado.
Delante de sus padres hizo maravillas,
En la tierra de Egipto, en el campo de Zo谩n.
Dividi贸 el mar y los hizo pasar;
Detuvo las aguas como un mont贸n;
Y los gui贸 de d铆a con nube,
Y toda la noche con resplandor de fuego.
Hendi贸 las pe帽as en el desierto,
Y les dio a beber como de grandes abismos,
Abundantemente sac贸 agua de la pe帽a,
E hizo descender arroyos como r铆os.
Pero volvieron a pecar a煤n contra 茅l,
Y se rebelaron contra el Alt铆simo en el desierto.
Y tentaron a Dios en sus corazones,
Pidiendo comida a su antojo.
Y hablaron contra Dios;
Dijeron: 驴Podr谩 poner mesa en el desierto?
He aqu铆 ha herido la pe帽a, y brotaron aguas,
Y torrentes inundaron la tierra;
驴Podr谩 dar tambi茅n pan, o preparar carne para su pueblo?
Por tanto, oy贸 Jehov谩, y se enoj贸;
Y se encendi贸 fuego en Jacob,
Y ardor de ira subi贸 contra Israel;
Por cuanto no hab铆an cre铆do a Dios,
Ni hab铆an confiado en su salvaci贸n.
A pesar de todo, mand贸 a las nubes de arriba,
Y abri贸 las puertas de los cielos,
E hizo llover sobre ellos man谩 para que comiesen,
Y les dio trigo de los cielos.
Pan de nobles comi贸 el hombre;
Les envi贸 comida hasta saciarlos.
Hizo levantar el viento del oriente en los cielos,
Y con su poder trajo el viento sur;
Y llovi贸 sobre ellos carne como polvo,
Y aves como arena del mar;
Y las hizo caer en medio de su campamento,
Alrededor de sus habitaciones.
Comieron, y se saciaron bien,
Porque les cumpli贸 su deseo.
No hab铆an quitado de s铆 su codicia,
Sino que a煤n estando la comida en sus bocas,
Se volvi贸 contra ellos la ira de Dios,
E hizo morir a los m谩s robustos de ellos,
Y derrib贸 a los escogidos de Israel.
Con todo esto, pecaron a煤n,
Y no creyeron por sus maravillas.
Por tanto, consumi贸 sus d铆as en vanidad,
Y sus a帽os en tribulaci贸n.
Si los hac铆a morir, entonces buscaban a Dios;
Entonces se volv铆an pronto a Dios,
Y se acordaban de que Dios era su refugio,
Y el Dios Alt铆simo su redentor.
Pero le lisonjeaban con su boca,
Y con su lengua le ment铆an;
Pues sus corazones no eran rectos con 茅l,
Ni estuvieron firmes en su pacto.
Pero 茅l, que es misericordioso, perdonaba la maldad, y no los destru铆a;
Y apart贸 muchas veces su ira,
Y no despert贸 todo su enojo.
Porque se acordaba de que eran carne,
Soplo que va y no vuelve.
隆Cu谩ntas veces se rebelaron contra 茅l en el desierto,
Lo enojaron en el yermo!
Y volv铆an atr谩s, y tentaban a Dios,
Y limitaban al Santo de Israel.
No se acordaron de su mano,
Del d铆a que los redimi贸 de la angustia;
Como aquella vez que puso en Egipto sus se帽ales,
Y sus maravillas en el campo de Zo谩n;
Que convirti贸 en sangre sus r铆os,
Y sus corrientes, para que no pudiesen beber;
Que envi贸 entre ellos enjambres de moscas que los devoraron,
Y ranas que los destruyeron;
Que dio tambi茅n a la oruga sus frutos,
Y sus labores a la langosta;
Que destruy贸 sus vi帽as con granizo,
Y sus higuerales con escarcha;
Que entreg贸 al pedrisco sus bestias,
Y sus ganados a los rayos.
Envi贸 sobre ellos el ardor de su ira;
Enojo, indignaci贸n y angustia,
Un ej茅rcito de 谩ngeles destructores.
Abri贸 camino a su ira;
No libr贸 de la muerte sus almas,
Sino que entreg贸 a la mortandad sus vidas.
Hiri贸 a todo primog茅nito en Egipto,
Primicias de su fuerza en las tiendas de Cam.
Hizo salir a su pueblo como ovejas,
Y los llev贸 por el desierto como un reba帽o.
Los gui贸 con seguridad, de tal manera que no temieron;
Y el mar cubri贸 a sus enemigos.
Los trajo luego a la frontera de su tierra santa,
A este monte que su diestra adquiri贸.
Ech贸 las naciones de delante de ellos;
Con cuerdas reparti贸 sus tierras en heredad,
E hizo habitar en sus moradas a las tribus de Israel.
Pero ellos tentaron y enojaron al Dios Alt铆simo,
Y no guardaron sus testimonios;
Sino que se volvieron y se rebelaron como sus padres;
Se volvieron como arco enga帽oso.
Le enojaron con sus lugares altos,
Y le provocaron a celo con sus im谩genes de talla.
Lo oy贸 Dios, y se enoj贸,
Y en gran manera aborreci贸 a Israel;
De tal manera que dej贸 el tabern谩culo de Silo,
La tienda en que habit贸 entre los hombres;
Y entreg贸 su poder铆o en cautiverio,
Y su gloria en mano del enemigo.
Entreg贸 tambi茅n su pueblo a la espada,
Y se enoj贸 contra su heredad.
El fuego consumi贸 a sus j贸venes,
Y sus v铆rgenes no fueron alabadas en cantos nupciales.
Sus sacerdotes cayeron a espada,
Y sus viudas no hicieron lamentaci贸n.
Entonces despert贸 el Se帽or como quien duerme,
Como un valiente que grita por el vino;
Y derrot贸 a sus enemigos,
Y les hizo perpetua afrenta.
Adem谩s, rechaz贸 el tabern谩culo de Jos茅,
Y no escogi贸 la tribu de Efra铆n;
Sino que escogi贸 la tribu de Jud谩,
Al monte de Sion, al cual am贸.
Edific贸 su santuario a manera de alturas,
Como la tierra que ciment贸 para siempre.
Y escogi贸 a David su siervo,
Y lo tom贸 de las majadas de las ovejas;
De tras las paridas lo trajo,
Para que apacentase a Jacob su pueblo,
Y a Israel su heredad.
Y los apacent贸 conforme a la integridad de su coraz贸n,
Los pastore贸 con la pericia de sus manos.
  Salmo 130 - Conoce el salmo y su significado

 

Deja un comentario