Salmo 145 – Conoce el salmo y su significado

 

Interpretación del Salmo 145

El Salmo 145 es un canto de alabanza y adoración a Dios por su grandeza, bondad y fidelidad. Este salmo nos invita a reconocer y proclamar las maravillas de Dios, destacando su poder, su justicia y su amor inagotable.

El salmista comienza exaltando la grandeza de Dios, reconociendo su poder absoluto sobre todas las cosas. En el versículo 3, declara: «Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza; su grandeza es insondable». Aquí, se nos presenta a un Dios infinitamente poderoso, capaz de hacer cosas más allá de nuestra comprensión.

Además de su poder, el salmista destaca la justicia de Dios. En el versículo 17, dice: «Justo es el Señor en todos sus caminos, y bondadoso en todas sus obras». Esta afirmación nos muestra que Dios siempre actúa de manera justa y equitativa, guiado por su perfecta moralidad. No hay injusticia en Él, y podemos confiar plenamente en su juicio y rectitud.

El Salmo 145 también nos habla del amor inagotable de Dios. A lo largo del salmo, el salmista resalta el cuidado y la provisión divina para su pueblo. En el versículo 9, leemos: «Bueno es el Señor para con todos, y sus misericordias sobre todas sus obras». Aquí, se nos revela un Dios compasivo y lleno de amor, dispuesto a bendecir y proteger a aquellos que le buscan.

La importancia de alabar y bendecir a Dios

En este salmo, se nos recuerda la importancia de alabar y bendecir a Dios en todo tiempo, reconociendo su grandeza y bondad en nuestras vidas. El salmista dice en el versículo 2: «Cada día te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre». Esta declaración nos muestra que la alabanza a Dios no debe ser ocasional, sino constante y continua.

  Salmo 2 - Conoce el salmo y su significado

La alabanza y la bendición a Dios son expresiones de gratitud y reconocimiento por todo lo que Él ha hecho por nosotros. Al alabarle, reconocemos su poder y su amor, y nos humillamos ante su grandeza. Además, la alabanza nos acerca a Dios y nos llena de gozo y paz, ya que nos conecta con su presencia y su Espíritu.

Transmitiendo el mensaje de Dios a las generaciones

El Salmo 145 nos anima a transmitir de generación en generación las obras y los atributos de Dios, para que todos puedan conocer y confiar en su poder y amor. En el versículo 4, el salmista declara: «Una generación celebrará tus obras a otra, y anunciará tus hechos poderosos». Aquí, se nos muestra la importancia de compartir con otros lo que Dios ha hecho en nuestras vidas.

Es responsabilidad de cada creyente transmitir a otros la verdad acerca de Dios. Debemos contar a las generaciones futuras sobre su amor salvador, su gracia redentora y su poder transformador. Así, aquellos que nos sigan podrán experimentar personalmente la grandeza de Dios y encontrar salvación en Él.

El Salmo 145 nos enseña a reconocer y proclamar la grandeza de Dios, confiar en su fidelidad y alabarle en todo momento. Nos invita a transmitir a otros la verdad acerca de Dios, para que también puedan experimentar su amor y salvación. Que este salmo sea un recordatorio constante de la grandeza de nuestro Dios y una invitación a alabarle y bendecirle en todo tiempo.

 

⇒ Salmo Católico Completo (Salmo 145) para Leer e Imprimir

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.
Cada día te bendeciré,
Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.
Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable.
Generación a generación celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos hechos.
En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,
Y en tus hechos maravillosos meditaré.
Y hablarán de la memoria de tu inmensa bondad,
Y cantarán de tu justicia.
Clemente y misericordioso es Jehová,
Lento para la ira, y grande en misericordia.
Bueno es Jehová para con todos,
Y sus misericordias sobre todas sus obras.
Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,
Y tus santos te bendigan.
La gloria de tu reino digan,
Y hablen de tu poder,
Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,
Y la gloria de la magnificencia de su reino.
Tu reino es reino de todos los siglos,
Y tu señorío en todas las generaciones.
Jehová es quien sostiene a todos los que caen,
Y levanta a todos los oprimidos.
Los ojos de todos esperan en ti,
Y tú les das su comida a su tiempo.
Abres tu mano,
Y colmas de bendición a todo ser viviente.
Justo es Jehová en todos sus caminos,
Y misericordioso en todas sus obras.
Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras.
Cumplirá el deseo de los que le temen;
Oirá el clamor de ellos, y los salvará.
Jehová guarda a todos los que le aman,
Mas destruirá a todos los impíos.
Mi boca hablará la alabanza de Jehová,
Y bendiga toda carne su santo nombre
Eternamente y para siempre.
  Salmo 55 - Conoce el salmo y su significado

 

Deja un comentario