Salmo 43 – Conoce el salmo y su significado

 

Interpretación del Salmo 43

El Salmo 43 es una súplica de auxilio y confianza en Dios ante la opresión de los enemigos. El salmista clama a Dios para que lo defienda y lo libre de aquellos que lo persiguen injustamente. A pesar de la adversidad, el salmista confía en la justicia y el amor de Dios, y espera con paciencia y esperanza su intervención. Este salmo nos enseña a confiar en la protección divina y a mantener la fe en medio de las dificultades.

En el primer versículo del Salmo 43, el salmista inicia su súplica diciendo «Hazme justicia, oh Dios, y defiende mi causa contra una nación impía; líbrame de los hombres engañadores y perversos». Aquí vemos cómo el salmista clama a Dios para que intervenga en su situación y haga justicia. Reconoce que solo Dios tiene el poder de librarlo y confía en que Él defenderá su causa.

En el siguiente versículo, el salmista continúa su petición diciendo «Tú eres mi Dios protector; ¿por qué me has rechazado? ¿Por qué debo andar enlutado, bajo la opresión del enemigo?». Aquí vemos una expresión de dolor y confusión por parte del salmista. A pesar de confiar en Dios, se pregunta por qué se siente abandonado en medio de la opresión. Sin embargo, a pesar de esta pregunta, el salmista mantiene su fe en Dios y continúa clamando por su ayuda.

En el versículo 3, el salmista hace una petición específica a Dios, diciendo «Envía tu luz y tu verdad; que ellas me guíen, que me conduzcan a tu monte santo, hasta tu morada». Aquí vemos cómo el salmista reconoce la importancia de la luz y la verdad de Dios para guiar sus pasos. Él anhela ser conducido hacia la presencia de Dios, donde encontrará refugio y protección.

  Salmo 136 - Conoce el salmo y su significado

En el siguiente versículo, el salmista continúa su súplica diciendo «Y llegaré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y mi gozo; con arpa te alabaré, oh Dios, Dios mío». Aquí vemos una expresión de adoración y gratitud por parte del salmista. A pesar de la adversidad, el salmista confía en que llegará al altar de Dios y podrá alabarle con alegría y gozo. Esto muestra la importancia de la adoración y la conexión con Dios en medio de las dificultades.

En el último versículo del Salmo 43, el salmista concluye su súplica diciendo «¿Por qué te abates, oh alma mía?, ¿por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues aún he de alabarlo, ¡salvación mía y Dios mío!». Aquí vemos una exhortación del salmista a su propia alma para que no se desanime ni se turbe, sino que espere en Dios y continúe alabándolo. A pesar de las circunstancias adversas, el salmista mantiene la esperanza en la salvación y reconoce a Dios como su Dios.

El Salmo 43 nos enseña a confiar en Dios en medio de las dificultades y a mantener la fe en su justicia y amor. A través de la súplica del salmista, vemos la importancia de clamar a Dios, confiar en su protección, buscar su luz y verdad, adorarle con alegría y esperar pacientemente su intervención. Este salmo nos anima a no desanimarnos, sino a esperar en Dios y alabarle, recordando siempre que Él es nuestra salvación y nuestro Dios.

  Salmo 128 - Conoce el salmo y su significado

 

⇒ Salmo Católico Completo (Salmo 43) para Leer e Imprimir

1 Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa;
Plea contra gente impía, líbrame del hombre engañoso y perverso.
2 Porque tú eres el Dios de mi fortaleza; ¿por qué me has desechado?
¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?
3 Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán;
Me conducirán a tu santo monte, y a tus moradas.
4 Entonces iré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo;
Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.
5 ¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

 

Deja un comentario