Salmo 47 y su significado

Interpretación del Salmo 47

El Salmo 47 es un himno de alabanza y exaltación a Dios como Rey supremo y soberano. En este salmo, se destaca la grandeza y el poderío de Dios, así como su dominio sobre todas las naciones.

El poderoso Rey sobre todas las naciones

El salmista invita a todos los pueblos y naciones a aclamar a Dios con júbilo y alegría, reconociendo su autoridad y su gobierno sobre toda la tierra. Se resalta la victoria de Dios sobre los enemigos y su establecimiento como Rey sobre su pueblo escogido.

En este pasaje, se nos muestra la majestuosidad de Dios y su supremacía sobre los reinos terrenales. El salmista nos anima a celebrar y exaltar al Señor, reconociendo su poder y su gloria. Es un recordatorio de que Dios es el único digno de ser adorado y alabado.

El reino eterno de Dios

En el Salmo 47 también se enfatiza que el reino de Dios es eterno y sin fin. El salmista nos invita a confiar en su poder y a reconocer su señorío sobre nuestras vidas. Nos recuerda que, a pesar de las circunstancias y los desafíos, Dios sigue siendo el gobernante supremo y su reino permanece inquebrantable.

  Salmo 52 y su significado

Este pasaje nos anima a depositar nuestra confianza en Dios y a reconocer su autoridad en todas las áreas de nuestras vidas. Nos recuerda que, aunque enfrentemos dificultades o incertidumbres, podemos descansar en la certeza de que Dios tiene el control y su reino prevalecerá.

El Salmo 47 nos enseña a reconocer y celebrar la grandeza de Dios como Rey supremo, a alabar su nombre y a confiar en su poder y soberanía sobre todas las cosas. Nos invita a aclamar a Dios con júbilo y alegría, reconociendo su dominio sobre todas las naciones. También nos recuerda que su reino es eterno y sin fin, y nos anima a confiar en su autoridad y a depositar nuestra confianza en Él.

⇒ Salmo Católico Completo (Salmo 47) para Leer e Imprimir

1. (Al músico principal. Salmo para los hijos de Coré.)

2. ¡Pueblos todos, batid palmas! ¡aclamad a Dios con voz de júbilo!

3. Porque el Señor, el Altísimo, es temible, es un rey grande sobre toda la tierra.
4. Él someterá a los pueblos bajo nosotros
y a las naciones bajo nuestros pies.

5. Él nos eligió nuestra herencia,
la gloria de Jacob, a quien él ama.

6. Dios ha ascendido entre aclamaciones,
el Señor, al son de trompetas.

7. Cantad a Dios, cantad;
cantad a nuestro rey, cantad.

8. Porque Dios es el rey del mundo,
cantad con inteligencia.

9. Dios reina sobre las naciones,
está sentado en su santo trono.

10. Los príncipes de los pueblos se reúnen
con el pueblo del Dios de Abraham,
porque a Dios son los grandes de la tierra;
él es muy exaltado.

Deja un comentario