Salmo 135 – Conoce el salmo y su significado

 

El Salmo 135 es un himno de alabanza y acci√≥n de gracias a Dios por su grandeza y su poder. En este salmo, el salmista exalta la soberan√≠a y el dominio absoluto de Dios sobre todas las cosas. Reconoce que Dios es el √ļnico Dios verdadero y que su nombre es digno de alabanza.

El salmista recuerda las obras poderosas que Dios ha realizado a lo largo de la historia, desde la creaci√≥n del mundo hasta la liberaci√≥n de Israel de la esclavitud en Egipto. Destaca las se√Īales y milagros que Dios hizo en favor de su pueblo, demostrando as√≠ su fidelidad y su amor inagotable.

El Salmo 135 tambi√©n enfatiza la diferencia entre el Dios de Israel y los dioses falsos de las naciones vecinas. Mientras que los √≠dolos son in√ļtiles y sin vida, el Dios de Israel es poderoso y est√° vivo. √Čl es capaz de hacer cosas maravillosas y responder a las oraciones de su pueblo.

El salmista llama a la congregaci√≥n a alabar y bendecir a Dios, reconociendo su grandeza y su poder. Invita a todos a adorar al Dios que hizo los cielos y la tierra, y a confiar en √©l como el √ļnico que puede salvar y proteger.

La grandeza de Dios

El Salmo 135 nos ense√Īa a reconocer la grandeza y el poder de Dios. El salmista destaca que Dios es el √ļnico Dios verdadero y que su nombre es digno de alabanza. No hay nadie como √©l, su grandeza es incomparable. Su poder se manifiesta en todas sus obras y acciones.

En cada palabra del salmista, se plasma la admiración y reverencia hacia Dios. Es una invitación a reconocer que Dios es supremo y que su poder es infinito. Nos anima a confiar en él y a depender de su amoroso cuidado.

Las obras poderosas de Dios

El salmista recuerda las obras poderosas que Dios ha realizado a lo largo de la historia. Desde la creación del mundo hasta la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto, Dios ha demostrado su fidelidad y su amor inagotable hacia su pueblo.

  Salmo 27 y su significado

Las se√Īales y milagros que Dios hizo en favor de su pueblo son testimonio de su poder y su capacidad para actuar en nuestro favor. Las obras de Dios son un recordatorio de su amor y cuidado hacia nosotros, y nos dan la confianza de que √©l siempre estar√° a nuestro lado, dispuesto a ayudarnos y protegernos.

La diferencia entre Dios y los ídolos

El Salmo 135 destaca la diferencia entre el Dios de Israel y los dioses falsos de las naciones vecinas. Mientras que los √≠dolos son in√ļtiles y sin vida, el Dios de Israel es poderoso y est√° vivo. √Čl es capaz de hacer cosas maravillosas y responder a las oraciones de su pueblo.

El salmista nos recuerda que no debemos poner nuestra confianza en √≠dolos o en cualquier otra cosa que no sea Dios. Solo √©l merece nuestra adoraci√≥n y nuestra confianza. √Čl es nuestro √ļnico Dios y Salvador, y solo en √©l encontramos la verdadera paz y seguridad.

Nuestra respuesta: alabanza y confianza

El salmista llama a la congregación a alabar y bendecir a Dios. Nos invita a reconocer su grandeza y su poder, y a adorarle con alegría y gratitud.

La respuesta adecuada a la grandeza y el poder de Dios es la alabanza y la adoraci√≥n. Debemos confiar en √©l como nuestro √ļnico Dios y Salvador, sabiendo que √©l est√° siempre presente y dispuesto a escuchar nuestras oraciones. En medio de cualquier situaci√≥n, podemos encontrar consuelo y fortaleza en su amor y su cuidado.

  • El Salmo 135 nos ense√Īa a reconocer la grandeza y el poder de Dios, a alabarle por sus grandes obras y a confiar en √©l como nuestro √ļnico Dios y Salvador. Nos anima a adorarle con alegr√≠a y gratitud, sabiendo que √©l est√° siempre presente y dispuesto a escuchar nuestras oraciones.

 

⇒ Salmo Católico Completo (Salmo 135) para Leer e Imprimir

Alabad el nombre de Jehov√°; Alabadle, siervos de Jehov√°.
Vosotros que est√°is en la casa de Jehov√°, En los atrios de la casa de nuestro Dios.
Alabad a Jehová, porque él es bueno; Cantad salmos a su nombre, porque él es benigno.
Porque Jehová ha escogido a Jacob para sí, A Israel por posesión suya.
Porque yo s√© que Jehov√° es grande, Y el Se√Īor nuestro, sobre todos los dioses.
Todo lo que Jehov√° quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.
Hace subir las nubes de los extremos de la tierra; Hace los relámpagos para la lluvia; Saca de sus depósitos los vientos.
El que hirió a los primogénitos de Egipto, De hombre hasta bestia.
Envi√≥ se√Īales y prodigios en medio de ti, oh Egipto, Contra Fara√≥n y contra todos sus siervos.
Hirió a naciones muchas, Y mató a reyes poderosos:
A Sehón rey amorreo, Y a Og rey de Basán, Y a todos los reyes de Canaán.
Y dio la tierra de ellos en heredad, En heredad a Israel su pueblo.
Oh Jehová, eterno es tu nombre; Tu memoria, oh Jehová, de generación en generación.
Porque Jehov√° juzgar√° a su pueblo, Y se compadecer√° de sus siervos.
Los ídolos de las naciones son plata y oro, Obra de manos de hombres.
Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven;
Orejas tienen, mas no oyen; Tampoco hay aliento en sus bocas.
Semejantes a ellos son los que los hacen, Y todos los que en ellos confían.
Bendecid a Jehová, casa de Israel; Bendecid a Jehová, casa de Aarón.
Bendecid a Jehová, casa de Leví; Los que teméis a Jehová, bendecid a Jehová.
Bendito sea Jehová desde Sion, El que habita en Jerusalén. Aleluya.
  Salmo 8 - Conoce el salmo y su significado

 

Deja un comentario