Significado del PADRE NUESTRO

La oración del Padre Nuestro en la tradición católica encapsula la esencia de la relación entre el creyente y Dios. Al dirigirse a Dios como «Padre nuestro que estás en los cielos«, se establece una conexión paternal y celestial. El «Padre Nuestro» es una oración cristiana fundamental que se encuentra en el Nuevo Testamento de la Biblia, en el libro de Mateo (6:9-13) y en el libro de Lucas (11:2-4)

La petición por la venida del Reino de Dios refleja la esperanza en la instauración de la justicia divina en la Tierra. La súplica por el pan cotidiano simboliza la dependencia humana de la providencia divina. El perdón de las deudas señala la importancia de la reconciliación y la compasión, mientras que la petición para ser librados del mal enfatiza la búsqueda de protección espiritual.

En su conjunto, el Padre Nuestro resume la reverencia, la confianza y la dependencia del ser humano en Dios, expresando anhelos espirituales universales. El Padre Nuestro refleja una profunda relación filial con Dios, abordando temas de adoración, sumisión a la voluntad divina, dependencia, perdón y protección espiritual. Cada frase resalta aspectos esenciales de la vida espiritual y la conexión entre el creyente y su Creador.

padre-nuestro-significado

Explicación del «Padre Nuestro» Frase por Frase

Para hacer este artículo sobre el significado del Padre Nuestro católico, todavía más completo, vamos a explicar esta oración desarrollándola frase a frase.

Padre nuestro que estás en los cielos

«Padre nuestro que estás en los cielos»: Esta apertura reconoce a Dios como el Padre celestial, estableciendo una conexión íntima y paternal entre el creyente y Dios.

La apertura del Padre Nuestro con la frase «Padre nuestro que estás en los cielos» es significativa en varios niveles. Primero, al llamar a Dios «Padre», se establece una relación de filiación y paternidad. Esta elección de palabras no solo denota la posición de Dios como una figura de autoridad y cuidado, sino que también invita a los creyentes a verlo con amor y confianza, como un padre cariñoso.

El añadido «que estás en los cielos» acentúa la naturaleza divina y trascendente de Dios. Se reconoce que Dios no está limitado por las restricciones terrenales, sino que reside en los cielos, un lugar celestial y sagrado. Esta expresión refuerza la majestuosidad y la santidad de Dios, recordando a los creyentes la magnitud de la entidad a la que se dirigen en oración.

La combinación de estas palabras crea una conexión íntima y paternal entre el creyente y Dios. Al reconocer a Dios como un padre amoroso que trasciende la terrenalidad y reside en lo divino, se establece una base para la comunicación humilde y reverente. La oración del Padre Nuestro, al empezar de esta manera, invita a los creyentes a acercarse a Dios con confianza, amor y respeto, creando así un vínculo especial entre el ser humano y su Creador.


Santificado sea tu nombre

«Santificado sea tu nombre«: Los creyentes expresan su deseo de que el nombre de Dios sea considerado sagrado y reverenciado, reflejando la adoración y el respeto hacia la divinidad.

La frase «Santificado sea tu nombre» en el Padre Nuestro refleja el profundo deseo de los creyentes de reconocer y honrar la santidad intrínseca de Dios. En este contexto, «santificado» significa ser consagrado, hecho sagrado y separado de lo ordinario. Los creyentes expresan su anhelo de que el nombre de Dios sea tratado con el máximo respeto y reverencia.

Al hacer esta afirmación, los fieles reconocen que el nombre de Dios no debe ser tomado a la ligera ni usado de manera irrespetuosa. Más bien, la frase implica un compromiso personal de adorar a Dios de una manera que refleje el profundo respeto hacia su divinidad. Santificar el nombre de Dios implica reconocer su grandeza, su pureza y su carácter único.

Esta expresión va más allá de una simple declaración; es una invitación a la adoración y al reconocimiento de la trascendencia de Dios. Los creyentes buscan, a través de esta oración, alinear sus corazones y acciones con la naturaleza sagrada de Dios. En resumen, «Santificado sea tu nombre» refleja la adoración sincera y el respeto profundo que los creyentes desean ofrecer a Dios como parte fundamental de su relación espiritual.


Venga a nosotros tu Reino

«Venga tu reino»: Esta frase expresa la esperanza y la súplica por la venida y la instauración del Reino de Dios en la Tierra, donde su voluntad divina prevalezca.

La frase «Venga tu reino» en el Padre Nuestro es una expresión cargada de esperanza y súplica. En esta declaración, los creyentes manifiestan su anhelo de que el Reino de Dios se manifieste y se establezca en la Tierra. Este deseo va más allá de una mera petición; es una invitación a la realización de la voluntad divina en la esfera terrenal.

La idea de «Venga tu reino» implica el deseo de que la soberanía y el gobierno de Dios se manifiesten de manera completa y evidente en la vida cotidiana de las personas y en el orden global. Es una aspiración profunda de ver la justicia, la paz y la benevolencia divina prevalecer sobre todas las cosas.

Esta frase refleja la creencia de que el establecimiento del Reino de Dios no solo es un evento futuro, sino que también puede ser una realidad en el presente a medida que los creyentes viven de acuerdo con los principios divinos. En resumen, «Venga tu reino» encapsula la esperanza de un mundo guiado por la voluntad de Dios, donde la justicia, la amorosidad y la armonía reinen supremas. Es una invitación a la manifestación activa del poder y la guía divina en la Tierra.

  Significado del CREDO (Oración)

Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo

«Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo»: Los creyentes buscan alinear sus vidas con la voluntad de Dios, buscando vivir de acuerdo con sus principios divinos, tanto en la Tierra como en el cielo.

La frase «Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo» en el Padre Nuestro refleja la profunda aspiración de los creyentes de alinear sus vidas con la voluntad divina. Esta declaración va más allá de una simple petición; es un compromiso personal de buscar y seguir los principios y designios de Dios en la vida cotidiana.

Al expresar el deseo de que la voluntad de Dios se cumpla tanto en la Tierra como en el cielo, los creyentes reconocen que su objetivo es vivir de acuerdo con los valores y las enseñanzas divinas. La referencia al cielo sugiere la perfección y la plenitud de la voluntad de Dios en contraste con la imperfección terrenal. Es una aspiración a replicar, en la medida de lo posible, la armonía celestial en la vida terrenal.

Esta frase también implica una rendición humilde ante la sabiduría y el plan divino, reconociendo que la voluntad de Dios es superior y más sabia que cualquier plan humano. En resumen, «Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo» representa el deseo de los creyentes de vivir en sintonía con la guía divina, buscando la armonía y la obediencia a los principios de Dios en sus vidas diarias. Es una expresión de sumisión y confianza en la voluntad soberana de Dios.


Danos hoy el pan nuestro de cada día

«Danos hoy el pan nuestro de cada día»: En esta petición, los fieles solicitan a Dios el sustento diario, reconociendo la dependencia humana de la provisión divina para las necesidades básicas.

La petición «Danos hoy el pan nuestro de cada día» en el Padre Nuestro encapsula una profunda expresión de dependencia y confianza en la provisión divina. En esta súplica, los creyentes reconocen humildemente su dependencia de Dios para la satisfacción de sus necesidades más básicas y diarias.

El término «pan» simboliza aquí no solo el alimento físico necesario para la subsistencia, sino también todas las necesidades esenciales para la vida diaria. Al pedir este pan diario, los creyentes expresan su confianza en la provisión continua de Dios y reconocen que su sustento no depende únicamente de sus propios esfuerzos, sino de la gracia y la bondad divina.


Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden

«Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden»: Los creyentes piden perdón por sus propios pecados, al tiempo que comprometen perdonar a aquellos que les han causado daño, destacando la importancia de la reconciliación y la compasión.

La petición «Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden» en el Padre Nuestro aborda la dimensión esencial del perdón en la vida del creyente. En esta oración, los fieles reconocen su propia necesidad de perdón por sus errores y transgresiones ante Dios, al mismo tiempo que expresan su compromiso de perdonar a aquellos que les han causado daño.

Esta frase destaca la conexión intrínseca entre la gracia divina y la práctica del perdón humano. Los creyentes reconocen humildemente sus propias fallas y solicitan el perdón de Dios, reconociendo la importancia de la reconciliación espiritual. Al comprometerse a perdonar a aquellos que les han ofendido, los creyentes reflejan la enseñanza cristiana de la compasión y la misericordia, reconociendo que ellos mismos han sido objeto de la gracia divina.

Esta petición no solo es un acto de humildad y arrepentimiento, sino también un recordatorio constante de la responsabilidad de los creyentes de reflejar el perdón divino en sus relaciones con los demás. En resumen, «Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden» enfatiza la conexión intrínseca entre la gracia divina y la práctica del perdón humano, resaltando la importancia de la reconciliación y la compasión en la vida del creyente.


No nos dejes caer en la tentación

«No nos dejes caer en la tentación»: Esta frase expresa la petición de ayuda divina para resistir las tentaciones y superar las pruebas, reconociendo la fragilidad humana.

La petición «No nos dejes caer en la tentación» en el Padre Nuestro refleja una profunda conciencia de la vulnerabilidad humana y la necesidad de la ayuda divina para resistir las tentaciones. En esta frase, los creyentes reconocen su propia fragilidad y dependencia de la guía y protección de Dios ante las pruebas de la vida.

Al pedir que Dios no permita que caigan en la tentación, los creyentes expresan su deseo de ser preservados de situaciones que podrían poner a prueba su fe y resistencia espiritual. Es una súplica que reconoce la realidad de las luchas internas y externas que enfrenta cada individuo y busca la fortaleza divina para superarlas.

  Significado del CREDO (Oración)

Líbranos del mal

«Líbranos del mal»: La oración concluye con la súplica de ser librados de todo mal, buscando la protección espiritual de Dios contra las fuerzas malignas.

La conclusión del Padre Nuestro con la súplica «Líbranos del mal» refleja la profunda necesidad de protección espiritual y liberación de las fuerzas malignas. En esta frase, los creyentes reconocen la existencia del mal en diversas formas y buscan la intervención divina para ser preservados y resguardados de su influencia negativa.

Al pedir ser librados del mal, los creyentes expresan su deseo de ser protegidos contra las adversidades, las tentaciones y las fuerzas espirituales hostiles. Esta petición es una manifestación de la confianza en la capacidad de Dios para brindar seguridad y defensa contra todas las formas de maldad.

Además, la súplica «Líbranos del mal» no solo aborda amenazas externas, sino que también reconoce la lucha interna contra las inclinaciones negativas y los pecados personales. Los creyentes buscan la liberación no solo de peligros externos, sino también de las tendencias y acciones que pueden apartarlos de la senda espiritual.


Oración Original del Padre Nuestro en Letra y Vídeo

Por si quieres aprender, leer, recitar o incluso imprimir el Padre Nuestro, a continuación escribimos a letra para ti está conocida oración. Pero además también puedes escucharlo en vídeo.

Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo.
Danos hoy el pan nuestro de cada día.
Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.


Oración del Padre Nuestro en Arameo, Latín y en Inglés

El Padre Nuestro, también conocido como el «Our Father» en inglés, fue pronunciado por Jesús en arameo, el idioma que hablaba en su vida cotidiana. La versión que generalmente conocemos y recitamos hoy en día ha pasado a través de traducciones del arameo al griego y luego a varios idiomas, incluyendo el latín, el cual fue la lengua utilizada en la liturgia de la Iglesia Católica durante mucho tiempo.

Desde el latín, se ha traducido a numerosos idiomas en todo el mundo, y la versión que se recita puede variar ligeramente dependiendo de la traducción y la denominación cristiana.

Arameo

Oración del «Padre Nuestro» en Arameo.

El Padre Nuestro en arameo, el idioma que probablemente hablaba Jesús, es conocido como el «Padre Nuestro de la Tradición Siríaca» o «Abun d-bashmayo». A continuación puedes leer el Padre Nuestro en arameo, la lengua que probablemente habló Jesús.

Aboon Dbashmayo (Padre Nuestro que estás en los Cielos)
Nethcadash shmokh (santificado sea Tu Nombre).
teethe malkoothokh, (venga a nosotros Tu Reino),
nehwe sebyonokh, (hágase Tu Voluntad);
aykano Dbashmayo off bar’o. (en la tierra como en el Cielo.)

Hab lan lahmo dsoonconan yawmono, (Danos hoy el pan de cada día).
washbook lan howbain wahtohain (perdona nuestras ofensas)
aykano doff hnan shbakn il hayobain (como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden)
lo thaalan il nessyoono (no nos dejes caer en la tentación)
elo fasson men beesho (mas líbranos del mal)
metool ddeelokhee malkootho, (porque Tuyo es el Reino)
ou haylo ou Teshbohto, (Tuyo el Poder y la Gloria)
loalam olmen Amin. (por los siglos de los siglos. Amen.)

(Pronunciación fonética) – Transliterado al español

Latín

Oración del «Padre Nuestro» en Latín

El Padre Nuestro en latín es conocido como el «Pater Noster». Aquí está la versión en latín.

Pater noster, qui es in caelis,
sanctificetur nomen tuum.
Adveniat regnum tuum.
Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra.
Panem nostrum quotidianum da nobis hodie.
Et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris.
Et ne nos inducas in tentationem,
sed libera nos a malo.
Amen.


Inglés

Oración del «Padre Nuestro» en Inglés

Veamos la versión en inglés del Padre Nuestro.

Our Father, who art in heaven,
Hallowed be thy Name.
Thy Kingdom come.
Thy will be done,
On earth as it is in heaven.
Give us this day our daily bread.
And forgive us our trespasses,
As we forgive those who trespass against us.
And lead us not into temptation,
But deliver us from evil.
Amen.

Artículos Relacionados:

Deja un comentario